What is Hearing Loss?

Aunque se trata de una condición que afecta a más del 5 por ciento de la población mundial, la mayoría de las personas carece de información sobre la pérdida de audición.


Según la Organización Mundial de la Salud, más del 5 por ciento de la población mundial - alrededor de 466 millones de personas- vive con algún grado de disminución auditiva. A pesar de esto, la mayoría de la gente carece de información acerca de qué es hipoacusia exactamente, cuál es su diferencia con la sordera y cuáles son sus causas. Entenderlas permite su mejor tratamiento y un mejor acompañamiento a quienes la padecen. Te contamos todo lo que tenés que saber.


Hipoacusia, una definición

La hipoacusia es una disminución de la sensibilidad auditiva que afecta al oído que puede presentarse de manera unilateral, cuando afecta un solo oído, o bilateral, en caso de que afecte ambos.

Vale diferenciarla de la sordera ya que, si bien suelen utilizarse como sinónimos no son exactamente lo mismo. La principal diferencia recae en el grado de pérdida auditiva que se presenta: se puede hablar de sordera en aquellos casos en que la pérdida auditiva supera los 70dB. Es decir, en los casos de hipoacusia severa y profunda.

La pérdida de audición puede manifestarse en distintos grados y niveles, lo que significa que la hipoacusia es una condición más compleja de lo que generalmente pensamos.


Causas de Hipoacusia

La disminución auditiva puede presentarse en cualquier etapa de la vida ya que las causas son muy variadas. Existen tanto factores genéticos como adquiridos que pueden contribuir a una perdida de audición de distinto tipo. Te contamos cuáles son.

Causas de hipoacusia conductiva

Los daños al oído medio y externo suelen deberse a alteraciones físicas como la introducción de un agente externo, la acumulación de cera, la aparición de tumores benignos o granos, tímpanos perforados, o malformaciones del oído. Estas no suelen representar daños severos y en la mayoría de los casos pueden ser curadas.

Causas de hipoacusia neurosensorial

{% trans "No es lo mismo hablar de hipoacusia neurosensorial en niños que en adultos, por lo que vale hacer una diferencia también en sus causas. La hipoacusia en los más chicos puede ser de carácter genético o adquirido.

Sus causas principales son:

  • Causas prenatales como infecciones maternas, utilización de drogas ototóxicas –que afectan al oído- por parte de la madre durante el embarazo, o anomalías heredodegenerativas.

  • Causas perinatales como el nacimiento prematuro, traumatismos de parto, meningitis bacteriana, incompatibilidad sanguínea con la madre o un peso inferior a 1500g.

  • Causas postnatales que se manifiestan después de los 28 días de nacido y se deben a factores como infecciones virales, bacterianas, traumatismos u otitis media.

En los adultos , la pérdida de audición puede tener otros motivos:

  • Presbiacusia : es el deterioro auditivo relacionado con el envejecimiento. Esta compromete principalmente a las frecuencias altas. La cóclea es la más afectada, aunque también puede presentarse un deterioro en otros niveles del sistema nervioso central, oído medio y nervios auditivos.

  • Ruido : la exposición a altos niveles de ruido puede resultar determinante en la pérdida de capacidad auditiva.

    • La socioacusia es aquella generada por la exposición a los ruidos de la vida cotidiana, y se suma a la causada por el envejecimiento. Esta representa un problema común en las grandes ciudades, donde la contaminación auditiva generada principalmente por el ruido del tráfico llega a niveles extremos.

    • El trauma acústico agudo se debe a un episodio aislado de exposición a un ruido intenso, como un estallido, una explosión o un traumatismo craneano.

    • El trauma acústico crónico es el deterioro causado por la exposición prolongada a ruidos proveniente de la industria –maquinarias, motores, explosivos-.

  • Fármacos : existen drogas que pueden dañar el oído interno. En general, la ototoxicidad está asociada a la dosis, pero hay otros factores que influyen en esta, como la susceptibilidad individual o la función renal y hepática.

  • Enfermedades metabólicas : como la diabetes, la hipoglicemia y el hipotiroidismo.

  • Hipoacusia súbita : es la pérdida repentina de la audición. No se conocen sus causas exactas, y sólo el 10% de las personas diagnosticadas tienen una causa identificable. En estos casos, se deben a infecciones, traumas en la cabeza, trastornos neurológicos o del oído interno, entre otros.

  • Enfermedad autoinmune del oído : representa una disfunción del oído interno generado por fenómenos autoinmunes. Si es tempranamente diagnostivado, puede ser mejorado con un tratamiento inmunorepresor.

  • Tumores o granulomas

  • Enfermedad de Meniere : se caracteriza por crisis de vértigo espontáneo. Produce hipoacusia que afecta a las frecuencias bajas.


Cómo detectar la hipoacusia

En niños y recién nacidos, la disminución auditiva puede generar dificultades en el desarrollo del habla y del lenguaje, el comportamiento, y la comprensión de contenidos educativos en el aula. En adultos, la pérdida de audición es frecuente ya que representa una consecuencia natural del envejecimiento, pero algunos factores del entorno pueden incrementar el deterioro. En ambos casos, es fundamental su detección temprana para evitar consecuencias irreversibles.

Es importante prestar atención a los síntomas de la perdida auditiva para detectarla a tiempo y comenzar a tratarla. Estos incluyen una dificultad para oír en ambientes ruidosos, seguir conversaciones con dos o más personas, y diferenciar sonidos agudos entre sí. Además, quienes sufren esta condición suelen confundir palabras similares como “casa” y “tasa”.

Otros síntomas incluyen la escucha de zumbidos constantes, percibir sonidos como si fueran demasiado fuertes aunque no lo sean, o sensaciones de mareo o de presión en el oído. Sin embargo, a veces podemos autosugestionarnos y lo ideal es realizar algún tipo de test.

La importancia del diagnostico de hipoacusia

Las personas que manifiestan los síntomas de la hipoacusia o presentan sospechas acerca de si efectivamente la padecen cuentan con una serie de herramientas de diagnóstico ejecutadas por profesionales para saber cuánto y cómo oyen. Los métodos más utilizados son:

  • La acumetría : analiza la calidad de la audición mediante la utilización de diapasones (barras metálicas que al vibrar producen un tono determinado). Las pruebas de Rinne y de Weber son las más usadas.

  • La audiometría : la prueba de audición más frecuente. Se reproducen para el paciente una serie de tonos de prueba, y este responde si los oye o no. Con la aplicación de uSound es posible realizar este test y conocer el estado de nuestros oídos.

  • La impedanciometría : examen objetivo que mide la resistencia que el oído medio opone a la propagación del sonido. Sirve principalmente para hipoacusias de conducción.

Especialistas en audiología remarcan la importancia de concientizar a la población sobre la necesidad de realizarse evaluaciones audiológicas periódicamente. Esta recomendación aplica especialmente a adultos mayores, a quienes tienen antecedentes familiares directos, y a hipertensos, diabéticos y quienes padecen de colesterol.